Seleccionar página

La etapa inicial del despertar

El Despertar es un proceso; una combinación de fases o etapas que debemos experimentar.

Hay una fase previa a la primera experiencia de despertar, la cual se experimenta normalmente antes de iniciar la búsqueda espiritual y muchas veces durante el proceso. Esta fase es caracterizada por la experimentación de una crisis; una etapa en la que hay mucho sufrimiento.

¿Por qué esta crisis? ¿Por qué tanto sufrimiento?…

Si nunca has sentido odio o tristeza, no sabrías lo que es el amor o la felicidad. Aprendemos a través de los opuestos. Si estuviéramos todos despiertos y divinos, no sabríamos qué es la Divinidad, no sabríamos absolutamente nada. En el estado original, no sabemos absolutamente nada, porque no hay nada más que saber, ya somos Todo.

El propósito de la existencia humana es despertar a su verdadera naturaleza, y esto lo hace a través de la dualidad; experimentar los opuestos.

Esta etapa de crisis y sufrimiento es la rebelión de la identidad separada, es decir, el ego, el “yo”.

De repente, y sin saber porqué, nos sentimos aterrorizados, llenos de miedo. Hay algo amenazante y no sabemos qué es. Nos sentimos perdidos, mucha soledad, sentimos ansiedad, tristeza profunda, depresión, sensación de irrealidad, y muchas ganas de llorar. Algunas veces experimentamos crisis nerviosas, con taquicardias; se nos dispara el corazón y éste va a 200 por hora. Tiembla todo nuestro cuerpo, sentimos que hemos perdido el juicio y que estamos enloqueciendo y creemos que vamos a morir. ¿Qué nos está sucediendo?…

La respuesta a todo esto es el miedo.

¿Miedo a qué?…

En el proceso previo del despertar, la persona o el “yo”, que es la identidad ilusoria que surge cuando la Conciencia se identifica con el cuerpo-mente y su historia, se siente amenazado de muerte.

¿Por qué?

Para poder saber la respuesta, primero hemos de comprender cómo es la experiencia de despertar.

Despertar es el reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza. Es decir, la Conciencia despierta de su sueño ilusorio, de su identificación con el cuerpo-mente y se reconoce a sí misma como algo que está más allá de éste. Algo que no está manifestado, algo que no es físico, no es limitado, ni mortal. La Conciencia se reconoce a sí misma desde este cuerpo-mente individual, el cual consideraba que era “yo”, dándose cuenta de que es tan solo espacio-silencio-consciente, en el cual todo sucede.

Cuando la Conciencia se manifiesta en cuerpos-mentes, en materia física, se identifica con cada uno de los cuerpos-mentes, y surge una identidad; la Conciencia cree que es el cuerpo-mente y su historia. De aquí surge el ego, la identificación; un falso “yo” con una identidad y personalidad definida, que se cree separado del resto. A esta identificación la llamamos el “yo separado”.

En el despertar, la Conciencia se da cuenta de que no es este “yo separado”, sino que es aquello no-manifestado que está más allá y que es consciente de todo. Con este reconocimiento, el “yo separado” se disuelve, muere, desaparece quedando únicamente la sensación de presencia consciente.

Por tanto, ahora podemos comprender el porqué la identidad separada, el ego, se ve amenazado ante el despertar de la conciencia, ya que muere, se disuelve.

Hablemos de esta etapa oscura que experimenta el “yo separado”:

Durante la etapa del despertar, hay miedo, mucho miedo… hay pánico…

Está saliendo a la superficie una gran cantidad de carga emocional del subconsciente.

Durante este proceso, es cuando se inicia la búsqueda espiritual. Aparece la pregunta “¿quién soy yo?” y el fuerte anhelo por lograr el fin de todo este sufrimiento.

Con toda esta carga emocional que sale a flote, la desesperación se apodera de nosotros y buscamos ayuda en nuestros seres queridos, los cuales no comprenden qué es lo que nos está sucediendo, y se preocupan por nosotros.

Al no saber qué nos está ocurriendo, recurrimos al médico, el cual nos dice que no estamos enfermos. Seguimos sin comprender qué nos está sucediendo y empezamos a leer libros espirituales, acudir a charlas de maestros iluminados, y a emprender una búsqueda para poner fin a nuestro sufrimiento y lograr la liberación.

Durante esta etapa oscura de sufrimiento y crisis de identidad, sentimos como si todo se estuviera desmoronando, perdemos el control y tenemos una absoluta creencia de que vamos a morir. El dolor emocional es muy intenso y hay mucho sufrimiento y desesperación. Todo esto es a causa del miedo; el miedo a morir.

Al emprender la búsqueda espiritual, empezamos a encontrar alivio y a adquirir una comprensión más profunda de nuestro estado o situación personal.

Todo esto es parte de este proceso de Despertar la Conciencia. Las sombras están emergiendo a la superficie.

Las personas quieren ver sólo su lado brillante. Y esto es maravilloso. Pero también, a menudo las sombras emergen. Esta sombra que es temerosa, asustadiza, y que es básicamente la fuerza que hay dentro de uno negando la vida, esta sombra es el miedo.

Esta fuerza se arrastra hacia la superficie durante el proceso del Despertar.

Así pues, el hecho de que esta sombra haya sido arrastrada a la superficie, no significa que algo haya salido mal, aunque puedes sentirlo así. No significa que hayas cometido ningún error, aunque aparentemente puedas sentirlo así. Simplemente significa que nuestras emociones reprimidas que han sido dejadas de lado en una parte del subconsciente, ahora comienzan a emerger, empiezan a aflorar a la superficie.

Y estas emociones son como una identidad que nos amenaza. Esta identidad utiliza el miedo, la amenaza y la agresión. E intenta descarrilarnos del proceso del despertar de la conciencia. Entonces, genera miedo, ansiedad, depresión, y una sensación de amenaza interna que te hace creer que algo terrible va a suceder.

¿Qué hacer en estos casos?

Lo que le encanta a esta energía interior, a esta energía de miedo, es una lucha, una guerra. Le encanta que intentes deshacerte de él.

Es el mismo miedo el que te incita para que te pongas en guerra con el miedo. Porque él se alimenta de eso.

Le encanta que intentes deshacerte de él, que trates de trascenderlo, que trates de ir más allá de él.

Cualquier relación con esta identidad amenazadora, que de alguna manera está basada en el conflicto o la negación, le encanta el miedo; le encanta que tengas miedo porque se alimenta de él.

Cuanto más intentas no tener miedo, más miedo sientes. Cuanto más intentas no estar ansioso, más ansiedad sientes. Por tanto, se alimenta de sí mismo. Sin embargo, cuando permites que el miedo esté ahí, que esto significa aceptación, y le concedes el permiso total para existir en este momento, entonces, el miedo no sabe qué hacer.

Si peleas contra él, si te resistes, te sentirás abrumado por él, y tendrá poder sobre ti. Te sentirás incapacitado para salir de esta terrible situación. Tendrás la sensación de que el miedo aparenta ser tan grande e inmenso, que creerás que es imposible permitirle Ser. Permitirle ser, también significa ser completamente honesto contigo mismo: “Tengo miedo, estoy asustado, siento ansiedad”.

Porque cuando eres completamente honesto contigo mismo, esto conlleva un efecto.

Casi siempre estamos tratando de cambiar nuestra experiencia si no es placentera. A esto es a lo que me refiero cuando digo que le des permiso para Ser. Reconoce que está ahí. Simplemente permite que esté ahí.

Por tanto, siente el miedo, siente la ansiedad, permite que estén aquí, acéptalos y no pongas resistencia, no luches contra estas emociones, tan solo déjalas ser.

Es muy común, que cuando estás al borde de ver algo verdaderamente profundo, todo el miedo, toda la sombra que se encuentra en tu interior, se reúna con rapidez y poder para apoyarse entre sí ante la conciencia. Reunirá todas sus fuerzas y tú te preguntarás: “¿de dónde ha salido esto?, antes no estaba aquí”. Y se presentará de una manera muy poderosa y abrumadora.

Y tiendes a pensar: “no puedo con esto, me voy a volver loco, nunca saldré de esto, quiero volver a sentirme como antes”. Es como que todas las fuerzas de la ilusión son reunidas para asegurarse de que no veas lo que estás al borde de ver.

Esta es la oscuridad antes del amanecer. A pesar de creer que las cosas no están bien, en realidad todo está bien y esto es un proceso natural del Despertar.

Una vez que has experimentado esto unas cuantas veces, te das cuenta de que puedes estar bien con esto. Y abandonas esa preocupación porque reconoces que simplemente es así como esto funciona.

Las fuerzas de la ilusión, se reúnen todas dentro de ti por lo general cuando una conciencia más profunda está a punto de hacerse presente. No lo tomes como algo malo, porque ése es el principal problema. Cuando la gente experimenta el miedo, se dicen a si mismos: “algo anda mal aquí”. Sientes un gran miedo, un pánico terrible, ansiedad, amenaza, depresión, sientes como si estuvieras en un túnel oscuro sin salida y no puedes soportar permanecer así, ya que no te encuentras bien y deseas que todo vuelva a ser como antes.

Pero hablando espiritualmente, te puedo decir que muy a menudo, cuando se tienen este tipo de emociones y experiencias, no significa que algo vaya mal, sino que significa que algo está empezando a ir bien.

El ego, la falsa identidad creada cuando nos identificamos con el cuerpo-mente, se siente amenazado y comienza a manifestarse y a hacer aflorar a la superficie todas estas emociones tan negativas y destructivas de miedo, pánico y ansiedad.

No creas que todas las ilusiones de tu interior se van a rendir fácilmente. Podría ser que sí, pero muy a menudo será como tratar de forzar a abrir los dedos de la mano de alguien que ha estado aferrado a la rama de un árbol durante mucho tiempo, y cree que si se libera de ella, caerá del árbol y acabará aplastado contra el suelo.

Esto es todo lo que está sucediendo; nos hemos aferrado a una creencia de que somos un “yo” con una identidad, un cuerpo, una personalidad y su historia. Y ahora este “yo” se siente amenazado por lo que está por venir; el despertar de la conciencia. Y con ello, el fin de esta identidad, la muerte del “yo”. Por eso se revela lleno de temor, amenaza y ansiedad.

Es la guerra interna entre el “bien” y el “mal”, entre la luz y la oscuridad, entre la conciencia y la inconsciencia que existe en el interior de cada ser humano. Y esta guerra interna, es la resistencia, por parte de la identidad separada, a desaparecer.

Pero esto pasará. Cuanta más resistencia pongas, más tiempo tardarás en salir de este estado de dolor. Por el contrario, cuanto más aceptes esta situación y permitas que esté ahí, y la comprendas como un proceso natural del camino del despertar, más pronto lograrás trascender esto y volver a sentirte en paz.

Acepta tu estado, tu situación. Permite que el dolor esté ahí. Deja de poner resistencia y ríndete. Ríndete ante lo que es. Deja de luchar; relájate con plena confianza en este proceso de despertar. Suéltate de dónde estás aferrado y déjate caer con total seguridad y confianza para disolverte en la Conciencia Una, el Todo. Y experimentarás el reconocimiento de tu verdadera naturaleza. Experimentarás el Despertar. Y cada vez que tengas una conexión con tu verdadera esencia, sentirás una gran sensación de paz, de bienestar y de apertura de corazón.

Fuente: https://caminoaldespertarr.blogspot.com/2016/07/la-etapa-oscura-del-despertar.html

Transcendencia del ego

En el siguiente artículo se complementa lo ya descrito en este post relacionado con la transcendencia del ego.

Viene a detallar cómo podemos pasar de unas terapias a otras y poder llegar a estar más confundidos cada vez.

El conocimiento de una Verdad superior que tiene que ver con lo-que-realmente-somos puede ayudarnos en esta tarea, y la conexión con la voz interior es imprescindible para encontrar la paz en los procesos de cambio hacia el desarrollo personal.

En la sabiduría del no saber y la conexión con el momento presente encontramos esta voz para que nuestras acciones sean impecables.

Se trata de la conexión con el pensamiento de Dios o de una inteligencia superior. De esta forma seremos capaces de encontrar la guía que necesitamos.

Aquí dejo el link. Creo que en este artículo se da una visión muy clara del funcionamiento del ego en el proceso de desarrollo personal. Espero que os guste.

El desapego para recibir mejor

En anteriores post (1 y 2) tratamos la Ley de la atracción, escudriñando los obstáculos que encontramos en su aplicación práctica, para darnos cuenta de qué manera interferimos en la manifestación de nuestros deseos, cuando no incluimos el desapego en el proceso. Al final, todos ellos apuntan a la conveniencia de aprender a Vivir desde el Ser, que todos en mayor o menor nivel hemos podido experimentar a lo largo de nuestra vida.

Por otra parte, quisiera profundizar más acerca de las corrientes que parecen dejarnos el mensaje de -no desear-, como el budismo o el minimalismo respectivamente.

El budismo nos dice, “Libérate de la necesidad de tener más”. También, otros movimientos como el minimalismo apelan a reducir nuestras posesiones a lo esencial. Sobre el minimalismo hay un gran número de creencias en forma de generalizaciones, que tergiversan su mensaje, como que para ser minimalista debemos prescindir de la televisión o el coche.

Como ya hemos comentado en el post anterior, es necesario ir más allá del lenguaje, y pasar aquello que escuchamos por el filtro de nuestra propia sabiduría, ya que las mismas palabras pueden significar cosas muy distintas para unos y otros, así como distintas palabras pueden significar lo mismo.

Dicho lo anterior, no desear puede ser apropiado en un momento dado, para mejorar nuestro estado vibratorio, nuestro bienestar, en especial cuando sentimos apego en el mundo de las formas; apego por tener más, por sentirnos superiores, por llevar razón, por ver un resultado etc… En estos casos, cuando sentimos el apego, liberarnos de toda necesidad, nos ayuda a escalar en nuestro bienestar emocional. En mi opinión todo depende desde dónde surge el deseo. Si es desde el Ego, para cual aplica lo dicho, o por el contrario es un anhelo del alma.

Lo que aprendemos con esto es que debemos tener ojo y prestar atención cuando un deseo se vuelve necesidad. En estos casos, liberarse de la necesidad es equivalente a aceptar igualmente que igual que podemos conseguir lo que deseamos también estoy dispuesto a perderlo. Entonces llega un momento en que consigo estar en paz con el deseo,  la necesidad de desear se esfuma, y ya podemos seguir avanzando en el estado vibratorio para invocar, a través de la Ley de la atracción, más bienestar y la manifestación de aquello que deseamos.

Una vez más, el apego es aferrarse a un determinado resultado, es pretender controlar la Vida; es exigir que las cosas sean como uno quiere, y no lo que se corresponde con el Universo. Y esta necesidad surge porque actuamos desde nuestro ego, que se aferra a la forma para buscar su propio plan de salvación. Siempre que nos aferramos a una estrategia para salvaguardar nuestro bienestar estamos en el ego. Incluso después de ver cómo no desear mejoró nuestro bienestar, el ego podría hacernos creer que siempre que no desee podré aliviar el malestar. Entonces:

¿Por qué cuando me siento en Paz y no tengo necesidad de desear, es cuando parezco estar en mejor posición de desear?

Parece un tremendo enredo que la forma efectiva de desear, es no sentir la necesidad de desear, pero que a la vez esa sea la forma más efectiva de atraer nuestros deseos, es decir, el desapego al resultado. Pero así es el Universo, y la Ley del desapego también nos es fácil cumplirla cuando estamos Viviendo el Ser. Nuestro bienestar está por encima de que el mundo de las formas nos gobiernen, ya sean las noticias, la política, nuestra torpeza o el mal humor de otra persona.

Cuando no nos regimos por la lógica del Ego, y confiamos en algo que está más allá de nosotros mismos, es posible cultivar cada vez más nuestra ecuanimidad interna, con independencia de lo externo.

En cada instante de nuestra Vida podemos y debemos elegir la Paz interior. Así es como empezamos a fluir, somos más capaces de dirigir nuestra experiencia como realmente queremos y abordamos con les mejores garantías la fase de “Recepción” que nos indicaba “El Secreto”. Así es como surge la verdadera libertad y entramos a Vivir en abundancia.

Cuando hablamos de confianza en nosotros mismos, conviene también hacer matizaciones, para aclarar el Verdadero significado desde la perspectiva del Ser. En realidad, no es la confianza en nosotros mismos. Esto es confiar en el ego. En realidad, cuando hablamos de confiar en uno mismo, desde la perspectiva del Ser, se trata más bien de confiar en la idea de que somos merecedores de la corriente de bienestar que el Universo nos provee. Aquí reside una de las premisas principales para Vivir desde el Ser, creer que la Vida y el Universo está al cien por ciento de nuestro lado.

Aprendimos a desenvolvernos en la vida a través del pensamiento del Ego, y es desde el único pensamiento que conocemos, en unión con lo que sentimos, que podemos restituir la Paz viviendo desde nuestro Ser.

“No soy mis pensamientos, pero los uso para encontrar la Paz dentro de mí, y cuando menos sentido encuentro, más acepto el misterio que nos envuelve.”

Las limitaciones de El Secreto

En este post profundizamos acerca de las limitaciones de El Secreto, la famosa creación basada en la Ley espiritual de la Atracción.

Su mensaje puede chocar cuando nos indican que para conseguir atraer lo que queremos, debemos sentirnos felices.

¿Significa esto que la Ley de la atracción funcione ya hay que ser una persona feliz?

¿La Ley de la atracción sirve como un medio para alcanzar mayor bienestar?

Las Leyes universales están hechas para todo el mundo. Pensar que las cosas buenas sólo están al alcance de unos pocos, es un síntoma de la necesidad de desarrollar nuestro Ser espiritual. El Universo provee y bendice a todos, sin distinción.

En “El Secreto” proponen un método de tres pasos para aplicar la Ley de la atracción, como sigue:

  1. Pedir aquello que deseamos
  2. Creer en ello, sintiendo bienestar, incluso como si eso que deseas, ya lo tuvieras
  3. Recibir, manteniendo la fé y pacientemente

Para poder abordar este proceso, es necesario tomar conciencia de cómo funcionamos y tomar en cuenta lo mencionado hasta ahora:

  • Atraemos aquello en lo que pensamos
  • Confiar en la Ley de la atracción sin tratar de entenderla
  • Tomar en cuenta la Ley del cambio, para saber que siempre habrán deseos sin cumplir y evitar centrarnos en la ausencia de ellos
  • Tener consciencia del guía interior elegido (Ego vs Mente conectada)
  • Nada sucede por casualidad, y no perder del pista el Proceso de manifestación

Merece la pena observar el siguiente cuadro para distinguir las características del Ego y de la Mente conectada:

tabla ser vs ego Las limitaciones de El Secreto

Conviene también observar cómo funciona nuestra mente a nivel neurológico. Nuestros pensamientos se encuentran conectados o asociados entre sí, por medio de redes neuronales. Imaginar que eso que deseamos se ha cumplido nos hace sentir bien. Sin embargo, existen otros pensamientos asociados al deseo que pueden variar el significado puro de eso que deseo, y que están conformados por mis experiencias del pasado. Por ejemplo, si en el pasado tuviste un desengaño en una relación de pareja, aquello que empezó como amor lo asociamos a ese desengaño, lo cual resta bienestar para atraer ahora una nueva pareja. El significado del amor en este caso estaría alterado, y estaríamos condicionados y limitados debido a ello.

El objetivo en la etapa de “Creer” es llegar a -pensar sólo y exclusivamente en eso que deseamos-.

En “El Secreto” se propone la repetición de afirmaciones, las visualizaciones, el estímulo de sentimientos de gratitud y aprecio a los demás, para incrementar la corriente de bienestar en nosotros y aumentar así el grado de alineación con la energía vibratoria del Universo, que es energía de Paz, Amor y Unidad. Una vez que esa red neuronal se expande -es cuestión de tiempo que se manifieste aquello que deseamos-. Sin embargo, la teoría está muy bien y a la hora de la verdad el proceso no parece tan trivial.

Los pensamientos asociados al deseo, sin son negativos generan una resistencia emocional que impiden incrementar la corriente de bienestar. Por otra parte, desde el sistema de pensamiento al que estamos tan habituados, desde el ego, creemos saber, y no se concibe confiar en algo que no se entiende, y ahí interferimos en el proceso de creación.

Está tan habituados a considerar que lo real es lo que vemos, que pasar de fuera a adentro para ir de dentro a afuera requiere una toma de conciencia para abrirse a algo nuevo para nosotros, y sin saber muy bien lo que es, -tener una pequeña dosis de fe en ello como primer paso para experimentar la Ley de la atracción-.

Los pensamientos negativos asociados que nos restan bienestar en ocasiones pueden ser inconscientes, pero sí notamos sus efectos en nuestro cuerpo, y eso es una pista para realizar el ejercicio de profundización para confrontarlos.

“El proceso que se rige por la Ley de atracción está basado en crear en primer lugar aquello que deseo en mi interior”

Todo aprendizaje y trabajo con la mente para revertir la manera cómo hacemos las cosas nos saca de nuestro círculo de confort, y nuestra naturaleza mental siempre trata de ahorrar energía, por lo que se requiere perseverancia, paciencia, y disciplina para mantener el enfoque, en especial al comienzo.

“La Vida es un hermoso aprendizaje, y no se trata de soñar menos, sino soñar mejor, desde el conocimiento”

Detrás de nuestros mayores sueños están también nuestras mayores sombras, pero el camino no es dejar de soñar, ni resignarse a la mediocridad, sino profundizar en nuestra psique para trascender toda resistencia.

La pérdida del ser en el mundo de hoy

En este post hablaremos de la pérdida del ser en el mundo de hoy.

La pérdida del ser se siente como una sensación de vacío, como una soledad de estar separado del mundo que nos rodea. Puede llegar incluso a sentirse como una falta de sentido, y los sentimientos principales son la duda, la inquietud, la culpa, la inseguridad o incluso el temor y pánico. Dependiendo del grado de separación la molestia que sentimos es más o menos aguda. También puede relacionarse con la pérdida del poder personal.

No solemos mirar en nuestro interior y observar que pensamos y sentimos. No somos conscientes de cómo funcionamos. Creemos que la vida nos viene dada. Y hacemos cursos de desarrollo personal y terminamos creando un concepto más en la mente, sin profundizar ni ir verdaderamente al origen, a la causa. Para trascenderla se requiere trabajo a un nivel superior al actual de conciencia. Como decía Albert Einstein,

“No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos”

El espíritu es la parte intangible de nosotros. Es la única dimensión de nosotros mismos que puede guiarnos, de dónde surge la voz interna siempre y cuando se mantenga la conexión mente – espíritu. Es además la puerta a la inteligencia del Universo que puede obrar milagros y valga la redundancia, que nos guía en el instante presente.

La conexión con el espíritu también es la responsable de guiar nuestras preferencias en la vida y lo que nos permite encontrar nuestro propósito.

¿qué pasa si nos dedicamos a algo que no nos gusta?

Pues que desgraciadamente sentimos la separación más a menudo, hasta poder llegar incluso a la depresión espiritual. Pero también es cierto que en los últimos tiempos, el ambiente de competencia y la incorporación de la mujer al mundo laboral, han llevado el trabajo muy arriba en la escala de valores.

Por otra parte, los medios de comunicación están pintando un mundo ahí fuera que engendra temor. Esto es devastador para la mente humana. Las crisis de todo tipo, la separación de naciones, el cambio climático, las guerras, el panorama político, el abismo de las pensiones, no hacen sino incrementar el valor de la seguridad en las personas. Esto impacta en el consumo pero más gravemente en la creatividad y en la cantidad de emprendedores generadores de empleo.

El ejemplo de las pensiones es especialmente ilustrador de cómo funciona la mente humana. Estar hablando tan frecuentemente sobre las pensiones, no es el camino para resolver un problema que lo crea la mente obsesionada del hombre con la seguridad y su futuro.

¿Acaso el miedo funciona para incrementar la tasa de natalidad?

¿Sirve de algo preocuparse tanto por el futuro?

¿Sirve el miedo y la búsqueda de seguridad por encima de todo para despertar la creatividad y la productividad del país?

¿Somos esclavos del nivel de vida que estamos llevando?

¿Elijo yo la vida que quiero llevar?

Como decía Carl Jung:

“A lo que te resistes, persiste”

Hoy en día ya es una idea muy generalizada olvidarse de emprender si tienes hijos. ¿Dónde hemos llegado para que soñar en grande sea incompatible con tener una familia? ¿No somos nosotros responsables de esto? ¿No deberíamos pensar más por nosotros mismos?

Creo que es nuestra responsabilidad la búsqueda del conocimiento que nos de algo de claridad al respecto.

El sistema de pensiones es un derecho de la constitución, pero la mente desconfiada del hombre en un sistema público en seguida sale con excusas y justificaciones. Nosotros también somos esa mente.

Pero tenemos los otros derechos, los que concede el Universo; se trata de los derechos divinos sólo existen para aquellos que deciden creer en ellos. Y estos derechos están para todos los seres vivos de La Tierra, porque somos seres divinos.

¿Cuántas vidas pasarán para hacer uso de ellos? ¿No merecería la pena al menos descubrirlos?

¿A qué quieres entregarte? ¿Acaso no tienes elección?

¿Mantener el estado del bienestar futuro te hace feliz ahora? ¿Ser feliz es incompatible con prosperar?

¿Prefieres competir o Vivir conforme a lo que eres?

Vivir desde el Ser

En este post, se establece la base para vivir desde el Ser en lugar de vivir desde el ego.

Hoy día, de la misma forma que se llegó a creer que la Tierra era plana, en general creemos que no existe otra forma de vivir más que la del ego. Apuntamos a las actitudes como buenas o malas, y en base a esa creencia, ajustamos nuestra manera de reaccionar, sin que se produzcan internamente los procesos necesarios para integrar debidamente las emociones. Terminamos en muchas ocasiones por cambiar para que nos amen, reprimiendo nuestras emociones, y olvidándonos de nosotros mismos.

Solemos vivir en un mundo mental con un concepto equivocado de lo que somos y la vida misma. Vivimos desde la perspectiva del Ego, como ya hemos comentado en otros posts, tal y cómo apunta el mundo de las formas que hemos creado.

Todos encontramos una contradicción cuando utilizamos la guía de las aprendidas buenas y las malas acciones. Si no hago lo correcto o lo que se espera de mí no me querrán, pero si lo hago, siento que tampoco tendré paz porque de alguna soy yo quien me hago daño.

El cambio transformador y como debemos funcionar es dejando de pensar tanto la Vida, dejando el juicio de lo bueno y lo malo, y fluir más desde la experiencia de simplemente Vivir.

Para salir de la inseguridad, la duda, la parálisis por el análisis y actuar con seguridad, debemos empezar por la base de lo que somos. Es decir, Ser es lo primero, con todas nuestras dimensiones, tal y cómo se muestra en este gráfico:

Dimensiones del ser para entender la forma de vivir desde el ego

Somos cuerpo, mente, espíritu y emociones, y lo que suele suceder es que sólo consideramos real aquello que percibimos con nuestro sentidos, y por ende, ignoramos la parte intagible de nosotros, ignoramos nuestro interior dónde resido nuestro Espíritu.

Cuando conseguimos Vivir desde la conexión con el Espíritu, la fuente de Energía que nos creó fluye hacia a nosotros y a través de nosotros, igual que sucede en la naturaleza y a los niños en sus primeros años de vida. Ahí es cuando se recupera la Autenticidad, la creatividad, fluimos, y cuando comprobamos que desde esa forma de Vivir surgen las acciones impecables, se genera la confianza y la seguridad, que constituyen las bases del Amor. Es cuando comenzamos a Ser, siendo nosotros mismos, sin la interferencia de la mente.

Si bien creemos que evolucionamos a lo largo de la vida con la experiencia, desgraciadamente no es así. Creemos que sabemos, y hemos inventado un mundo que cada vez se aleja más de la realidad de los que somos.

Cada uno de nosotros en un ejercicio ilusorio, establece teorizaciones, modelos y simplificaciones de la realidad, motivados por encontrar nuestra propia salvación del mundo.

El enfoque desde la mente no funciona porque la percepción está condicionada por las experiencias, dejando de lado lo que sucede en el instante presente, que es dónde sucede lo que es real y donde encontramos la capacidad de respuesta desde nuestro Ser íntegro.

A través del mundo mental olvidamos nuestro mundo interior, dónde reside nuestro Espíritu, y que completa los ingredientes para actuar con responsabilidad en cada instante, en un mundo que se rige a través de la Ley del cambio y la confianza en que este nos da las respuestas en cada momento.

La vida no puede controlarse, pero la mente nos dice que sí, y creer esto, es creer que la vida está hecha para ser controlada y que nos tenemos que defender de la misma usando el intelecto. Vamos en busca del amor, como si la felicidad fuera una meta inalcanzable, cuando el amor es la energía que opera en el aquí y en el ahora, al abrirnos a la experiencia de la vida en plena presencia.

Venimos condicionados por una cultura genética hacia sistemas de pensamiento del Ego. Creemos que la realidad nos viene condicionada por el mundo externo, que la vida se nos es dada, pero es que vivimos tan inmersos en esa forma de vivir, que no estamos preparados para aceptar que la realidad que percibimos depende del sujeto que la percibe, y que por tanto, seamos los creadores de nuestra realidad porque en última instancia, la vida es interpretación.

Tenemos tan arraigada la idea de que lo único real es el mundo externo que desde esa posición no nos consideramos como creadores de nuestra la realidad, valga la redundancia, y de esa manera no aprovechamos nuestra divinidad ni la libertad de Ser lo que queremos Ser. En el siguiente gráfico se trata de impactar al respecto:

mundo interior y mundo exterior es realidad presente para entender la forma de vivir desde el ego

Tanto si eres creyente como si no, las enseñanzas desde fuentes de sabidurías pueden ayudar a aceptar las ideas interiores

buho suscripcion retiros espirituales sanando al ser

Suscríbete a nuestro newsletter y serás el primero en conocer toda nuestra actividad. Podrás conseguir descuentos de hasta el 15% en Retiros espirituales en Madrid y Levante.

Consentimiento (Requerido) Acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

buho suscripcion retiros espirituales sanando al ser

Consigue gratis mi ebook “Busca donde se encuentra”, y encuentra las claves para desarrollar tu sabiduría interior para comenzar a andar con paso firme en tu desarrollo espiritual.

Consentimiento (Requerido) Acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

WhatsApp chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar