Seleccionar página

Si el coaching y el desarrollo personal no te dan resultado, lee esto…

Hoy en día la disciplina del coaching se ha hecho muy popular. Esta nace de la necesidad de mostrar al coachee nuevas opciones para mejorar, para resolver un problema. Sin embargo, muchas vertientes del coaching no tienen en cuenta la naturaleza espiritual de los seres humanos, y por tanto, no tratan la causa raiz. Esto puede conllevar a volver a tener las mismas dificultades una vez resuelto el problema en el mejor de los casos, ya que toda dificultad u obstáculo que encontramos en la vida tiene como objetivo avanzar hacia en la evolución del Ser. La evolución del Ser es lo que nos permite la verdadera madurez, para convertirnos en personas más ecuánimes, estables y fuertes ante los avatares de la vida.

Vivir desde el Ser no es ni más ni menos que recordar cual es la manera de estar en el mundo, más allá de las actuales creencias que tenemos. Podemos observar como a la hora de aplicar lo aprendido en una sesión de coaching siempre encontramos esa voz que boicotea nuestro plan para mejorar. Las limitaciones que encontramos no vienen tanto de nuestra falta de capacidades ni de cosas que podamos entrenar, sino de los pensamientos que provienen de una conciencia de miedo y escasez que surge debido al modelo de la realidad que hemos creado, a través del falso yo, de la personalidad, del ego.

Quien soy yo viajes espirituales canarias sanando al serPor su parte, con los cursos de desarrollo personal puede suceder lo mismo. Para que sean efectivos, debe realizarse sobre la base del conocimiento de lo-que-realmente-somos, para ir realizando la apertura a la consciencia de unidad en paralelo con la reprogramación a un nivel más superficial de pensamientos. De lo contrario, la manera en como construimos el pensamiento no se sustentará sobre unos pilares sólidos que reduzcan el autosabotaje.

Resulta pertinente recordar la Ley espiritual del orden, la cual nos indica que el orden natural es primero Ser, para luego Hacer, y después Tener. Si no evolucionamos en el Ser primero, no podremos llevar las acciones necesarias para manifestar aquello que queremos. Es por ello que muchas personas que no vibran en la abundancia, se sienten escasos y cuando les toca la lotería por ejemplo, eso es lo que acaban proyectando y acaban perdiendo todo lo ganado.

Debemos tener en cuenta que desde la conciencia de Ego en la que estamos la mayoría de nosotros, vamos a esperar a conseguir nuestros objetivos y manifestar los resultados que deseamos de la misma manera en que tratamos de aliviarnos el dolor a través de una pastilla, y con esas expectativas es probable que no aceptemos los pasos naturales del proceso, es probable que olvidemos el verdadero sentido de nuestra experiencia.

A la hora de plantearnos un objetivo, surgirán dificultades relacionadas no tanto con aquello que se puede aprender con más o menos práctica, sino con el ruido mental que surgirá desde la perspectiva en que nuestro ego cree que debería ser el proceso. Puede que al principio no entendamos que no es que surjan obstáculos en el camino al objetivo, sino que precisamente el sentido de la experiencia que estoy viviendo buscando al prosperidad es aprender a vivir desde el Ser, rastrear aquellas memorias que nos anclan a ese sistema de pensamiento, el del Ego, con el fin de expandir nuestra conciencia. 

Como ya hemos comentado en otros posts, la clave de todo es poder controlar los pensamientos, conquistar la mente, sin embargo, observamos que el pensamiento no es libre. Queremos ser felices pero tenemos pensamientos que nos hacen infelices, queremos tener confianza pero no paramos de ver motivos que nublan nuestra esperanzas… No somos dueños de nuestra atención mientras ignoramos y no reconocemos que hay algo más allá de mí, en mi interior, que necesito en mi experiencia para mi buen caminar. Cuando lo hacemos, podemos liberar nuestra atención del ruido mental que no deseamos que estuviera ahí, y nos abriríamos a las oportunidades que la vida va poniendo delante nuestro dentro del Universo de abundancia en el que vivimos. Esta doble voluntad opuesta puede desaparecer a través de un proceso de despertar espiritual, en dónde se abandona el ego y nuestro ser se queda únicamente con la verdad de nosotros mismos, que es espíritu.

El acto de pensar nace de la conciencia del ego, y su existencia está basada en el miedo, en la escasez, a través del mensaje de que estoy separado del mundo que me rodea, de que yo no soy parte de la vida del mismo modo en que parece estar la naturaleza cuando la observamos detemindamente. Pero pensar esto es creerse especial por estar excluido de la vida. Precisamente todos somos especiales por estar incluidos en ella, pero todavía a estas alturas existe una causa más arriba que debe ser corregida, y es el concepto que tenemos sobre la vida. No podemos emitir ningún juicio al respecto, pues cuando lo hacemos, nos perdemos una verdad que sólo se puede experimentar porque al pensar estamos rechazando la vida.

Somos vida y estamos dentro de ella con todo lo que nos rodea, y cuando comprendemos esto, nos sentimos uno con el todo, y esto elimina la posición de víctima y miserable, o arrogante o de derecho, para pasar a un estado de humildad y gracia por el simple hecho de existir. Entonces dejamos de culpar al mundo, empezamos a fluir dentro de un universo con un bufé infinito de posibilidades.

Sin el desarrollo de esa otra conciencia, la conciencia de Unidad, con la fuente de la que todo proviene, la mente se encuentra desconectada, en un proceso como el que se ilustra a continuación:Grafico mente desconectada del espíritu

La conexión con esta conciencia de Unidad es lo que nos permite poder regirnos por la Leyes del mundo divino, y salir del miedo y la escasez que produce nuestra percepción de estar separados. Todo el viaje por el mundo de lo material tiene como objetivo la purificación de los sentidos, y constituye el medio para auto-conocernos y recrearnos.

El Ego siempre estará ahí, pero en la medida en que nos situemos en el presente y nos abramos a una nueva visión de lo-que-realmente-somos, podremos iniciar el aprendizaje que sea necesario para discernir la autoría de nuestros pensamientos, lo verdadero de lo falso, volviendo al origen, reconociendo que somos el sueño y el soñador, como se expresa en esta canción de Iván Donalson.

Fuentes de sabiduría retiros de fin de semana canarias sanando al serEsto que puede parecernos extraño, es una realidad contrastada en las diferentes fuentes de sabiduría desarrolladas por nuestros antepasados, que están ahí para recurrir a ellas en medio de la confusión. Como indica la Ley espiritual de la Creación, todo lo que nos sucede es el efecto de lo que hay en nosotros, consciente, o inconscientemente en la mayoría de las ocasiones. Lo que percibimos como realidad es como un espejo que refleja lo que hay dentro de nosotros.

Tomar la total responsabilidad de lo que nos sucede, y ser conscientes del poder que tenemos para manifestar aquello que queremos, siendo responsables de su uso, nos permitirá ir desarrollando la confianza en nuestra naturaleza esencial, que es espíritu.

No hay nada más transformador que reformar la concepción de quienes-realmente-somos y de cómo funcionamos.

«Todo está dentro de nosotros, dejemos de buscar fuera lo que ya está en nuestro interior»

La base de todo es pues desarrollar nuestro Ser espiritual para encontrar al único guía que nos lleva por el buen camino, la voz del corazón.

Requisitos para el cambio: el conocimiento

Por mi experiencia personal, a la hora de diseñar la vida que uno desea siempre nos encontramos con los límites que nos impone nuestro Ego. Según esto, vivir desde el Ser que somos debería ser una prioridad, pues es la única alternativa que podemos elegir de forma consciente.

Vivimos en una sociedad enferma por nuestra mente, muchas veces desubicados y con motivo, pues no vivimos conforme a nuestra verdadera naturaleza. Nuestra verdadera naturaleza sólo puede ser encontrada si reconocemos nuestra parte espiritual. El día que descubrí esto mismo, fue como encontrar la pieza del puzzle que siempre me faltó.

Como ya hemos comentado en otros posts, nuestra mente desconectada es como una jauría de monos pidiendo la palabra… y no es preciso profundizar en cómo nos va cuando perdemos la quietud mental. Falta de concentración y creatividad, escasa memoria, sensación de vacío, estrés, son sólo alguno de los efectos que se experimentan.

Vivir desde el Ser requiere valentía, perseverancia y constancia. Estamos rodeados de un sistema lleno de tentaciones, y que los que estamos en el camino de la transformación, todavía encontramos confusión y nos vemos tentados a mantener el modo de vida que nos impone nuestro Ego. No funciona.

O estás en la Verdad, o estás en la mentira. Todo depende del guía elegido.

El “debo controlar lo que me sucede, lo que sucede”, va en contra del Universo, y no podemos elegir el camino de en medio. Como citaba George Bernard Shawe:

“El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable persiste en intentar adaptar el mundo a él. Por consiguiente, todo progreso depende del hombre irrazonable.” 

Cada día soy más consciente de que en última instancia nuestras decisiones o nos acercan a la Verdad, dónde encontramos la felicidad, o a algo distinto fruto de la ilusión. Esta ilusión se origina en nuestro mundo mental que nos limita conseguir aquello que anhelamos, en una rueda incesante de estrés, preocupaciones, miedos, culpas y más sufrimiento del innecesario.

Y esto sucede porque -nos falta conocimiento sobre cuestiones trascendentales del Ser Humano-, y que creemos que vienen determinadas por algo o alguien más allá, dejándonos en el inmovilismo y resignación acerca de nuestra circunstancia.

Biológicamente ya ha quedado demostrado a través de la neurociencia la plasticidad del cerebro humano.

La plasticidad es la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida.

Sólo es posible descubrir nuestra capacidad de reinvención cuando profundizamos en estas cuestiones, y divisamos desde la otra orilla por donde solemos transitar, tomando conciencia de que en realidad somos los únicos que nos auto-limitamos, por ejemplo, siendo conscientes de la cantidad de situaciones que imaginamos que nos hacen daño, y que nunca dejaron de estar sólo en nuestra mente.

Cuando observas que la mayoría de las situaciones problemáticas son creadas por nuestra mente, te das cuenta del poco sentido que tiene tomarse la vida tan enserio.

¿Alguna vez te has sentido traicionado o decepcionado por alguien, y al cabo de unas horas te das cuenta que aquello solo estuvo en tu imaginación… que nunca existió ninguna mala intención por parte de otra persona?

¿Alguna vez imaginaste situaciones para las cuales tenías que prepararte, y acabó siendo inútil porque nunca se dieron?

A través de la auto-observación podemos ir entrenándonos para no caer en las trampas de nuestra mente, que siempre busca la seguridad y la permanencia de las cosas. Dándonos cuenta de nuestros errores, y conociendo mejor nuestra naturaleza a través de los textos de sabidurías, podemos darnos permiso para confiar en que en verdad existe otra manera de vivir desde la que podemos permitirnos simplemente Ser, sin tratar de controlarlo todo y creyendo en que debemos enfrentar a la vida.

Si somos conscientes de que la mayoría de las dificultades que encontramos las creamos nosotros mismos, podemos asumir la responsabilidad y recuperamos nuestro poder fruto del conocimiento.

Nuevamente recordamos en la siguiente tabla las diferencias entre Vivir desde el Ser o Vivir desde el Ego:

Creer que el sentido de nuestra vida viene determinado con un ente más allá, puede hacernos llegar a la conclusión de que “mi vida no tiene sentido”.

¿De dónde nos viene esto? ¿Lo he elegido yo conscientemente? ¿Puedo desprenderme de esta creencia? ¿Qué sucedería si lo hiciera?

Qué pasaría si me preguntara,

¿qué es lo que no tiene sentido? ¿Quién le da sentido a mi vida? ¿Tengo yo algo que ver al respecto?

Afortunadamente nuestros ancestros, así como heredamos de ellos una cultura genética errada, derivadas de las concepciones de la metafísica, también hubo sabios que consagraron su vida a la búsqueda de una Verdad, en la que encajaran de mejor forma todas las piezas del puzzle. No sé qué sería del mundo sin la contribución de estos pensadores. Siento un gran respeto y admiración por todas estas personalidades a los que me refiero como sabios.

Hoy día, las ideas que se desprenden de la espiritualidad está empezando a ser comprobadas por la ciencia, por la física cuántica, y también es destacable la coincidencia, cada una con su cosmovisión particular, de la diferentes fuentes de sabiduría. Curso de milagros, sabiduría maya, sabiduría celta, sabidurías orientales, advaita vedanta, bhagavad gita, cábala… todas coinciden y apuntan a la existencia de un mundo interior en el ser humano que rige nuestra existencia, la no – dualidad, la Unidad que somos, pero ahora no entraremos en eso. Ya habrá tiempo.

Desde mi punto de vista, lo transformador es reconocer e integrar nuestra naturaleza espiritual, pues de esta forma tenemos una guía que nos permite estar en el mundo con una visión corregida.

El mundo no es una lucha por la supervivencia. Por el simple hecho de estar vivos, estamos bendecidos y liberados de todos nuestros pecados, de nuestro pasado, por el Universo, el Espíritu Santo, o lo que sea que todo-lo-creo, llámalo como quieras.

El nuevo paradigma contempla necesariamente ir más allá de lo que veo. Lo que pienso es lo que veo, lo que veo es lo que percibo, pero si la mente que piensa se encuentra desconectada de la guía que proporciona el espíritu, entonces la percepción reafirma el pensamiento y es imposible avanzar.

«Ver más allá de la realidad aparente es imprescindible para la expansión del espíritu»

Pero deambulamos por la vida tan condicionados que no nos paramos a pensar por nosotros mismos acerca de nuestra función particular. En su lugar, solemos identificarnos con lo que tenemos o hacemos, o con los estereotipos prestablecidos…  y creemos que elegir entre ellos es libertad, cuando en realidad es una condena a nosotros mismos, por el simple hecho de buscar la aceptación de los demás.

Salir del marco prestablecido y ser uno mismo, conlleva un precio inicial, pero a la larga, lo que nuestra autenticidad puede llegar a despertar en los demás será mucho mejor negocio que vivir una vida elegida por otros…

Resulta difícil comenzar a andar en la senda de la incertidumbre, y si esperamos a ver para creer, nunca avanzaremos hacia una vida de paz y alegría con nosotros mismos. De Sean Stephenson  recogemos la siguiente cita:

«No es ver y creer, sino creer para ver»

Según la teoría psicológica de Maslow, tras cubrir las necesidades fisiológicas, el siguiente paso en la escala es tener seguridad. Para mí esto contradice lo comentado hasta ahora, y tampoco estoy de acuerdo con que la realización personal sea lo que se consigue la final de nuestra vida. En mi opinión, la pirámide la dibujaría como sigue:

Piramide sanando al ser más allá del ego

La Ley espiritual de comienzos y fines también corrobora lo anterior. No es posible una realización personal futura si desde hoy no te sientes realizado, no te sientes en dicha, y la visión espiritual abre paso a esto mismo.

Cuando nos fijamos metas centrándonos en el resultado, desde la seguridad que quiere el Ego, nos centramos inevitablemente en la ausencia del resultado, y en todo aquello que nos queda por hacer. Es mucho más efectivo centrarse en la acción presente, desde la gratitud, y ahí invocaremos desde nuestra intención la manifestación de nuestro propósito.

Viajes espirituales con Ayahuasca para la resolución de problemas

En este post hablo sobre los viajes espirituales con Ayahuasca para la resolución de problemas.

La vida se rige por una serie de leyes espirituales, y una de estas es la Ley de causa y efecto.

Lo que percibimos en el mundo externo o mundo de las formas es el efecto de lo que está dentro de nosotros

En nuestro estado normal de conciencia, en nuestro día a día, no tenemos acceso a la información de nuestro inconsciente, y no es fácil aflorar su contenido.

La clave de la Ayahuasca es que permite la comprensión de los hechos que vivimos durante la toma gracias a los estados expandidos de consciencia, dónde el inconsciente se nos revela y podemos tener la claridad que estamos necesitando para saber qué decisiones son las que debo tomar para el buen camino en la vida.

Lo que nos suele suceder es sencillo. Al igual que sucedía cuando se pensaba que la tierra era plana, mantenemos la creencia de que nuestra realidad es independiente del sujeto que la percibe. Como se ha explicado, y como la física cuántica ya ha demostrado, -la realidad que percibimos no es independiente del sujeto que la percibe-.

Ignorar o no reconocer nuestro mundo interior nos impide encontrar la causa para cambiar la realidad que no nos gusta.

Como pensamos que lo único que existe es un mundo externo y que es independiente de nosotros, buscamos cambiar nuestra realidad ahí fuera. Esta falta de conocimiento nos lleva a ser ineficaces en nuestro buen caminar por la vida.

La Ayahuasca es uno de los Enteógenos que nos ofrece la posibilidad de experimentar la revelación de nuestro inconsciente, y comprobar la Ley de causa y efecto, y este será un valioso aprendizaje que podremos llevar a nuestro día a día para desenvolvernos mucho mejor.

Otra de las leyes espirituales es la Ley de correspondencia entre medios y fines, que es la que nos permite, junto con la Ley del desapego, aplicar la Ley de la atracción con las mejores garantías. Para llegar a manifestar aquello que queremos en nuestra vida, primero hay que ser y luego hacer. Puede parecer complicado su funcionamiento (Ley de la atracción), el tener que transformar nuestro Ser, dados los condicionamientos tan fuertes que tenemos con nuestro Ego.

Una de las claves que solemos pasar por alto para superar nuestros obstáculos es la aceptación de todas las emociones resentidas. Es la manera de transformar el Ser, y de que para conducirnos a un determinado objetivo podamos trascender los sentimientos limitantes por emociones positivas como la gratitud y vibrar en la abundancia.

La vida es aceptación, tanto de aquello que nos gusta como lo que no nos gusta. Cuando hay rechazo a sentir las emociones que nos corresponden para nuestro aprendizaje, la vida atrae las personas, situaciones y circunstancias, cada vez con mayor intensidad, para volver a sentirlas y transformarnos. Al igual que la naturaleza, el Ser humano también tiende a regenerarse, y así es como funciona.

“Todo lo que nos sucede es un reflejo de  cómo nos sentimos por dentro, es un reflejo de nuestro inconsciente.”

La Ayahuasca también puede ayudarnos en este cometido, nos pone en contacto con experiencias que permitan soltar las emociones resentidas, y nos libera de su esclavitud.

El rechazo puede ser consciente o inconsciente, y es la principal motivación que tiene el ego. Cuando tomamos Ayahuasca podemos ver más allá de las experiencias que nos producen rechazo, y trascender de esta manera las limitaciones, pudiendo empezar a disfrutar en las situaciones o ambientes causantes de nuestra neurosis.

Llegados a este punto, uno puede empezar a intuir que la diferencia entre sentirnos muy desgraciados o considerar la vida como algo mágico con un funcionamiento perfecto, según nuestro nivel de conocimiento sobre lo-que-realmente-somos.

Desde esta perspectiva, aquello que calificamos como malo puede que no tenga nada de malo.

Sea por lo que sea, en la actualidad, no son los sabios los que están al mando de enseñarnos como es que tenemos que vivir.

Con este post recordamos que el mundo que percibimos es una proyección de nuestro mundo interior. También, que la manera de transformarnos y eliminar los obstáculos para llegar a los sueños es aplicando la Ley de la atracción, y en la regeneración del Ser, aceptar las emociones, sin poner resistencia. De esta manera, podremos resolver los problemas más fácilmente, al buscar las causas de los mismos en el lugar adecuado, -nuestro interior-, y encaminar nuestra vida mucho mejor aplicando la no – resistencia y el desapego.

Investigación sobre Ayahuasca

En este post hablo sobre la necesidad de investigación sobre Ayahuasca para la sanación del Ser.

Hoy en día la Ayahuasca, o Yagé, como también es conocido por los pueblos indígenas de la selva amazónica, está empezando a ser muy popular, y esto es debido al extraordinario potencial terapéutico que muchas personas que lo han probado han podido experimentar, entre las que me incluyo.

En la actualidad existen determinadas patologías como la depresión o la adicción a la cocaína sin un tratamiento efectivo para su cura; sin embargo, tal y como se desprende de la entrevista realizada a Jordi Riba, a través de ciertos psicodélicos como la Ayahuasca, se reconocen casos de curación que hace que merezca la pena su investigación de la mano de la medicina occidental.

En su entrevista también se menciona el caso de personas que padecen estrés postraumático, como excombatientes de los EE.UU. en Afganistán o Irak, a quienes hasta nada les había funcionada hasta ese momento.

Jordi Riba es un farmacólogo catalán y referente mundial en la investigación de la Ayahuasca,  y acaba de ser incluido por la revista norteamericana Rolling Stone en la lista de las 25 personas más influyentes en el futuro de la ciencia. Pero la Ayahuasca también puede estar indicada para enfermedades mucho más comunes que afectan hoy en día a millones de personas en todo el mundo, como el estrés o la ansiedad. Según la OMS, -el estrés, la ansiedad, junto con la depresión constituyen ya el 12 % del total de enfermedades mundiales-, siendo más significativas en las ciudades y países más avanzados a consecuencia del estilo de vida acelerado. Según la OMS, entre un 35 y un 50% de las personas que padecen alguno de estos trastornos no han sido diagnosticados ni tratados.

La Ayahuasca es un Enteógeno que actúa con inteligencia, a un nivel holístico, viendo todas las dimensiones al Ser humano, incluida la dimensión espiritual. Por su parte, la medicina tradicional presta atención especialmente a la dimensión física, pero la psique del Ser humano lleva implícitos otros misterios que sólo pueden ser abordados desde una perspectiva más amplia acerca de lo que Somos.

Muchos más problemas de salud de lo que pensamos vienen originados por nuestra forma de pensar y de vivir, en especial en el mundo occidental, donde a pesar de contar con más y mejores medios y comodidades somos más infelices.

En lo referente a la mente, aquellas enfermedades que surgen de la manera de pensar, solo pueden ser resueltas por la persona que la padece, que es quien mejor puede conocer lo que sucede. Sin embargo, pero quién no se sabe esclavo de su propia mente, difícilmente puede curarse, y ahí es dónde la Ayahuasca puede jugar un papel crucial en su sanación. Además, cuando un problema de esta naturaleza persiste en el tiempo, pueden surgir secuelas en la persona que dificultan más la recuperación.

Cuando a través de ansiolíticos y otros fármacos, o en general, anulamos nuestro sentir, con el tiempo, podemos desconectarnos de nuestras emociones, que son la guía para restituir pensamiento del Ser, que es la permite un pensamiento sano para la persona.

Es el pensamiento que es propio de la persona y por tanto está más alineado con su naturaleza particular. Habrá casos en que pueda ser conveniente el consumo de estos fármacos, prescritos por un médico, pero hoy en día es alarmante el número de casos en que no está para nada justificado, y crean más perjuicios a largo plazo de lo que nos pensamos. Escuchar lo que nuestro Ser nos trata de decir con las emociones que sentimos, constituye una salida temprana y eficaz para resolver este tipo de patologías, pero la falta de tiempo y consciencia espiritual no ayudan en este cometido. Conocerse a sí mismo y reconocer todas las dimensiones de la naturaleza humana, incluida la espiritual, es fundamental para el buen caminar.

La forma en como construimos el pensamiento puede estar condicionado por experiencias y emociones que se provocaron con determinadas personas, ambientes o situaciones en nuestra vida, que limitan nuestra atención; desde perspectivas, por ejemplo, de miedo o inseguridad, hasta simplemente no seguir nuestra guía interna para permitir nuestra realización personal. Dichas experiencias o ambientes en nuestra vida se denominan improntas, y se caracterizan por la gran intensidad con que se forjaron en nuestra mente. Ser consciente de estas improntas, es conocernos a nosotros mismos, y aceptarlas, es el primer paso para restituir el pensamiento de nuestro verdadero Ser, que nos lleva a la senda de la salud y el bienestar en nuestra vida.

Afortunadamente, aunque no es posible cambiar las cosas que nos sucedieron en la vida, si es posible cambiar el significado que le dimos a las cosas que nos suceden en la vida, es decir, podemos cambiar la percepción que tenemos de las mismas. Sin embargo, de la misma manera que por ejemplo los ansiolíticos guardan su sentido en determinados casos para permitir el inicio de la recuperación de la persona por sí sola, la Ayahuasca también puede ser la solución para determinados casos como los mencionados anteriormente de adicciones muy avanzadas, o el estrés postraumático.

No pueden descartarse soluciones que son determinantes en la curación de determinadas patologías que a día de hoy no tienen solución en la medicina occidental. En mi opinión, la Ayahuasca, a través de los estados expandidos de conciencia, es capaz de  generar experiencias suficientemente intensas como para producir el cambio de percepción clave, en forma de nuevo aprendizaje que dote a la persona de un nuevo sentido.

En general, la eficacia de lo que se persigue al tomar Ayahuasca es mayor cuanto mayor es la predisposición y apertura al cambio, y la coherencia mantenida con lo aprendido a posteriori. Sucede que, si bien tras tomar Ayahuasca, sus beneficios se ven extendidos en los días y semanas posteriores, la química asociada al anterior sistema de pensamiento trata de restablecerse, y si esto sucede, la persona puede tener una recaída. En mi opinión, una fase de preparación y seguimiento posterior completaría el proceso, por los especialistas indicados en relación a la patología del paciente.

Existen muchos prejuicios y opiniones al respecto de la Ayahuasca porque el mismo se encasilla en la familia de las drogas alucinógenas. Esto no es así, y para ello, exponemos la aclaración del Doctor D. Germán Zuluaga en su libro “El aprendizaje de las plantas en la senda de un conocimiento olvidado”:

“La ingestión ritual de las plantas psicotrópicas en las comunidades indígenas va dirigida a producir un trance que podemos diferenciar de la simple alucinación por varias razones: el trance tiene coherencia interna, no hay pérdida de las relaciones espacio-temporales ni pérdida de la conciencia y está dirigido y controlado por un especialista mediante técnicas de gran complejidad: cantos, danzas, plantas complementarios. Sin embargo, la esencia fundamental del trance es su intención, puesto que se busca con un fin específico que, la mayoría de las veces, es terapéutico. Para obtener este efecto, es preciso cumplir una estricta preparación y consumos y consumir plantas dentro del marco ritual y sagrado que durante miles de años ha respetado el indígena.”

Don Germán Zuluaga es hoy día una de las principales personalidades de la medicina en relación a la Ayahuasca. Es de origen Colombiano, y es autor de varios libros y artículos científicos relacionados la botánica médica.

Desde mi experiencia, tomar Ayahuasca es como entrar a un quirófano para sanar nuestro sistema de pensamiento. El doctor en este caso es nuestra conciencia expandida, siendo la Ayahuasca la responsable dicha expansión de nuestra conciencia, así como de la purga de todo aquello que no pertenece a un cuerpo en su estado óptimo de salud. Como se comenta en el libro de Germán Zuluaga:

“…yagé tiene la capacidad de discernir dónde está el problema, para limpiar precisamente el órgano afectado”

Hoy en día tomar Ayahuasca está al alcance de la mano de cualquiera que desee tomarla. La Ayahuasca ha llegado a Occidente para quedarse, y hay muchas personas que ya han podido conocer sus bondades terapéuticas. Sin embargo, si bien hay mucha información en internet, la que hay a nivel científico es escasa, o al menos no es suficiente para tomar la decisión de acceder a la experiencia con Ayahuasca con un mínimo de criterio. Menos aún con quién tomarla, y dónde tomarla, dada la información tan contradictoria existente en internet. Con esta tesitura, y tras algunas experiencias previas en España, decidí viajar por Sudamérica para coger una mayor perspectiva al respecto. La realidad es que no resulta fácil encontrar auténticos chamanes consagrados a la sanación con la Ayahuasca. La popularidad de la Ayahuasca ha incrementado el surgimiento de nuevos facilitadores de Ayahuasca, que no necesariamente son chamanes. En mi opinión, no necesariamente hacen un peor trabajo, no puede prejuzgarse.

El problema puede venir asociado precisamente con las contraindicaciones que puede tener la Ayahuasca para determinadas personas. La ignorancia de estos factores unido a la búsqueda de hacer negocio por encima de otras cuestiones, es lo que puede conllevar riesgos la toma de Ayahuasca para determinadas personas que por ejemplo se encuentren tomando algún tipo de medicamento o padezcan algún tipo de trastorno psíquico, que puede ser incluso desconocido para la propia persona.

Otra de las observaciones que pude realizar durante mi viaje por la región Amazónica es que se está perdiendo gran parte de la sabiduría de los ancestros indígenas, incluyendo el manejo de la botánica. Las nuevas generaciones se abocan a las tentaciones del mundo moderno, abandonando sus costumbres y tradiciones, al tiempo que las comunidades indígenas se vuelven cada vez más dependientes del mundo civilizado, en muchas ocasiones, forzados por la menor disponibilidad de recursos que la tierra les ofrece por su progresiva degradación. Afortunadamente, a este tipo de nuevas realidades, surgen iniciativas como earthealers, que tiene como cometido poder informar y organizar una llamada a la acción para oner de manifiesto y divulgar aquellos espacios de nuestra tierra que .

Es imperativo y una responsabilidad también de los países occidentales que se conserve el legado de sabiduría de los ancestros indígenas, ya que son los pueblos de la humanidad que han permanecido en contacto con la tierra y cuyas culturas tienen su origen miles de años atrás. Su cosmovisión puede ser determinante algún día para restaurar el equilibrio dentro de nuestra propia naturaleza y a reequilibrar las necesidades del entorno natural.

Es imperativo y una responsabilidad también de los países occidentales que se conserve el legado de sabiduría ancestral de los indígenas, ya que son los pueblos de la humanidad que han permanecido en contacto con la tierra y cuyas culturas tienen su origen miles de años atrás. El estado de la naturaleza es un reflejo del estado del Ser Humano, y su cosmovisión puede ser determinante algún día para restaurar nuestro propio equilibrio como especie.

Aunque nuestra conciencia actual no nos permite creerlo, el Ser Humano está ligado a la naturaleza.

Para concluir, la Ayahuasca es una medicina milenaria que se ha abierto desde la Selva Amazónica al mundo occidental, y que se ha hecho más popular hoy día que ninguna otra sustancia psicodélica, y esto no es por casualidad. Incrementar los recursos para la investigación de la Ayahuasca, en aras a reducir los riesgos para las personas y explorar su potencial terapéutico debería ser un objetivo prioritario, así como el establecimiento de puentes interculturales con los pueblos indígenas, reconociendo su papel fundamental, no sólo en la investigación de sus medicinas milenarias, sino también en la preservación de la paz y la salud de nuestra especie.

Si deseas ampliar más acerca de cómo la Ayahuasca no puede ayudar en la resolución de problemas, puedes continuar viendo este post.

Las claves para recuperar la calma

En este post profundizamos un poco más al respecto de esas situaciones en las que de repente una tormenta llega a nuestra vida y sentimos esa sensación de descontrol, de absoluta inseguridad e incluso desubicación. Daremos algunas claves para que en estas situaciones podamos conocer un poco mejor cómo funcionamos y poder recuperar la calma.

En primer lugar, comenzamos comentando al respecto de las corrientes que hablan del pensamiento positivo. Pensar en positivo en un momento en que estamos en medio de una de estas tormentas de pensamientos negativos, y desde esa perspectiva de la mente, en mi opinión no es la mejor estrategia. Lo primero porque lo que sentimos no nos va a permitir aceptar pensamientos positivos, y en segundo lugar, porque al hacerlo, daremos fuerza a los pensamientos negativos; por eso necesitamos pensamientos positivos que lo contrarresten. Al hallarnos en una situación de emociones tan intensas, necesitamos activar la parte racional de nosotros mismos para encontrar objetividad en la situación, y desde ahí, tomar la determinación de mejorar en la escala emocional. Como decía Einstein,

«El mundo tiene problemas que no pueden ser resueltos pensando en la forma en que pensábamos cuando los creamos»

«Ningún problema puede ser resuelto desde el mismo nivel de conciencia en el que se creó»

“Nada sucede hasta que algo se mueve”

En ese estado de descontrol, abrumados por las emociones negativas del momento, somos como el agua estancada. Es necesario un ejercicio para fluidificar el agua, generando los ingredientes necesarios para que eso se produzca. En esta figura tratamos de representar lo expuesto:

Lo importante cuando nos invaden tormentas de pensamientos negativos no es tanto la magnitud de las emociones negativas que se experimentan, sino recordar cómo salir de ellas. Para ello, en primer lugar debemos:

  • Ponernos en la piel de un testigo de esa experiencia, es decir, disociarnos de esa experiencia
  • Recordar que nos encontramos estancados como el embudo de la figura
  • Aceptar la experiencia y estar dispuesto a concentrarte en el trabajo que es necesario

Debemos tener presente que las situaciones que nos encontramos nos generan emociones que no pueden y no deben evitarse, y que por tanto, están fuera de nuestro círculo de control. De la misma forma, nosotros también pensamos que estamos fuera de control y que no tenemos margen de maniobra para cambiar la forma en cómo nos sentimos. Sin confrontar esta creencia, no comenzaremos a dar pasos en la mejora de nuestro bienestar. Esta es la primera apertura, -darnos cuenta que podemos cambiar nuestro estado emocional, y hacernos cargo de ello-, con todo lo que implica. Esto no es más que la Consciencia de nuestro estado emocional y de que podemos cambiarlo, y la Voluntad de hacernos Responsables. Una vez completados los pasos anteriores, lo que debiéramos hacer es abrirnos a esa experiencia, es decir, aceptarla. Es algo que tenemos que vivir para aprender a Ser en nuestro estado natural.

No seguir estos pasos y pensar sin expandir primero la conciencia, es limitar nuestra Visión, y entrar en un bucle de pensamientos que no hagan más que empeorar la situación. Por más que sintamos la resistencia, debemos enfrentarla y superar el miedo.

En resumen, el proceso es:

  1. Tomar consciencia y cuantificar el grado de malestar
  2. Recordar que somos los creadores de nuestra experiencia, y por tanto, tenemos la opción de llevarla hacia donde queremos. Ante esta opción, surgirá la Voluntad.
  3. Una vez conocemos la senda para la recuperación del control, podemos entregarnos más tranquilos a la experiencia, y abrazar todos los aprendizajes, es decir, hablamos de la Aceptación.

Con la aceptación veremos como la sustancia comienza a pasar de algo espeso y sin movimiento a fluidificarse, siguiendo una escala de bienestar a medida que mantenemos el proceso activo hasta llegar a un punto de mayor Paz interior. El proceso podría estar representado por la siguiente figura:

Todos tenemos momentos en que no nos sentimos bien, también eso es natural, pero el secreto está en ver más allá, y abrirse a la experiencia que nos toque Vivir, para liberar esas emociones. Una vez liberadas, el malestar se va, y hemos adquirido un nuevo conocimiento. De otra forma, acumulamos emociones que no queremos, que se manifestarán hasta que por fin nos den la enseñanza que necesitamos.

El simple hecho de tener calificadas las emociones como buenas o malas, es otro gran error, otro lío que se manifiesta en nuestro lenguaje. Es una creencia de las que habitualmente operan en nosotros, y que cuando vivimos emociones como la ira, la tristeza, la rabia o el miedo, llegamos a tener la emoción duplicada, ira de tener ira, tristeza de tener tristeza, rabia de tener rabia, miedo al miedo, y según hemos visto que funciona la Ley de la atracción, eso no ayuda. Esto se explica más ampliamente en este post.

Cuando las emociones persisten más del tiempo que son necesarias para el aprendizaje, aparece el sentimiento, y todo surge por no ser conscientes del proceso mental por el que estamos pasando. Para algunas sabidurías orientales, el pensamiento es un sentido más. Cuando fluimos, cuando estamos viviendo en plena presencia, es cuando el pensamiento fluye, y estos momentos son necesarios para mantener la salud y restituir eso que es natural en nosotros. De ahí los grandes beneficios del mindfulness en nuestra sociedad. Pero en este espacio – tiempo, no siempre fluimos, y también es natural en nosotros desear y manifestar aquello que queremos, y aquí es dónde usamos el tiempo como un recurso, junto con nuestra creatividad.

Entonces, tratar de resolver un problema en el momento dónde tenemos un estado mental impropio, no es la mejor opción, y cualquier intento de resolverlo automáticamente, sin una toma de consciencia, es tratar de salir de esa experiencia, y por ende acumularlo como una cuenta pendiente. Cuando esto sucede es posible que ya no veamos un problema, sino una situación a atender.

La mayor parte de las situaciones que tememos están sólo en nuestra mente. Si anotáramos todas las situaciones por las que nos preocupamos, y pasado un tiempo, descubrimos que la gran mayoría de ellas sólo estuvieron en nuestra mente, y mientras tanto, dedicamos millones de pensamientos a plantear estrategias para resolverlas.

Nosotros no somos nuestra mente, y quien lo experimenta lo anterior, se dará cuenta que hay alguien detrás de los pensamientos que puede tomar el testigo y conducirnos para percibir las situaciones con más objetividad. Desde la mente desconectada vemos como certeros nuestros mayores temores. Pero si aceptamos que no sabemos nada, sólo nos queda confiar en que daremos las respuestas necesarias cuando surjan, siguiendo al guía adecuado, desde el Ser.

Finalizamos este post recordando una nueva cita de Antonio Porchia:

«Cuando sólo me preparo para lo que debiera sucederme, no me hallo preparado para lo que me sucede. Nunca.»

Cómo superar la ansiedad y la depresión

En este post hablábamos de la dificultad que los seres humanos tenemos para superar la ansiedad y la depresión, y el complemento que puede ser la Ayahuasca para ayudarnos a superarlas cuando no podemos por nosotros mismos.

Para tratar de superar estas patologías por nosotros mismos, es conveniente tener acceso al conocimiento sobre las mismas, por eso escribo este post acerca de esta patologías tan comunes hoy día. A día de hoy día este tipo de patologías (depresión, ansiedad, estrés…) ya suponen el 12 % de las enfermedades mundiales.

Según la OMS, se prevé que para el 2020 la depresión sea la tercera causa de mortalidad en el mundo.

La ansiedad y la depresión son diferentes patologías que tienen que ver con la adaptación al entorno, pero mientras que la ansiedad se experimenta normalmente en forma de miedo, la depresión se relaciona más con la tristeza. Ambas patologías son formas de reaccionar ante situaciones amenazantes o difíciles, que en la mayoría de los casos surgen de una interpretación exagerada de sus consecuencias (ansiedad), o la subestimación, falla o sentimiento de pérdida del propio sujeto (depresión).

En el caso de la ansiedad el pensamiento tiende a enfocarse en situaciones del futuro. En este caso, el sujeto cree que vive en un mundo temible, y por ello, tiene la necesidad de controlar lo que va a pasar. Siempre existe otra manera de ver las cosas, pero no podemos cambiar nuestros pensamientos si no somos conscientes del establecimiento mental en el que nos encontramos.

En el caso de la depresión, la persona vive en el pasado, concretamente en uno varios episodios tristes de su vida que se prolongan en el tiempo y que acaban por afectar a su capacidad de relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día a día. La persona deprimida se encuentra desesperanzada y con falta de amor hacia sí misma, no viendo las opciones que tiene para salir de ese estado, a causa de su falta de conocimiento y consciencia de quien-es-realmente. Vive identificado con el fracaso, la culpa o con aquello que cree que le falta.

Mientras que en el caso de la ansiedad, la energía está mal canalizada, alejada del momento presente en un mundo mental que no puede corregirse si no surge la consciencia de ese mundo mental, la depresión se caracteriza por un estado de conservación de mínima energía. La persona deprimida puede llegar a estar impedida para por ejemplo, levantarse de la cama.

Lo cierto es que el deporte es una de las formas más efectivas que conozco para reducir la ansiedad y aumentar la energía. Con el deporte reducimos el estrés y automáticamente se gana energía. Así mismo, una buena alimentación y descanso. El mindfullness también ayuda a conectar con el momento presente, lo cual también está muy indicado para personas que sufren de ansiedad. En el caso de la depresión, el estado vibratorio de tan baja energía no permite cambiar los pensamientos, por tanto, al menos al comienzo, puede ser útil enfocarse en todo movimiento que permita ir ganando energía. Como decía Einstein:

«Nada sucede hasta que algo se mueve»

El deporte, además de conseguir esto, ha demostrado que mejora la autoestima, por tanto, es una terapia que le viene como anillo al dedo a la depresión. Así mismo, el contacto con la naturaleza y el apoyo del círculo cercano, tales como la familia o amigos.

Tanto la ansiedad como la depresión son estados mentales, y lo peor de ellos no es la emoción que se siente en sí, sino la sensación de pérdida de control. Aunque ambas puede salirse de control, eso no significa que nosotros nos salgamos de control, y que no podamos auto conducirnos para mejorar nuestro bienestar.

A medida que ganamos energía podemos ir aceptando pensamientos y emociones, que permiten ir mejorando el estado vibratorio, y la consciencia de este cambio en la persona rápidamente devuelve la sensación de control y la esperanza por su cura. Todo tiene un sentido, pero hay que abrirse a cada experiencia en lugar de rechazarla, pues todo lo que nos pasa es para aprender.

Pero no es posible pasar de la depresión a la alegría inmediatamente, porque nuestra naturaleza emocional y mental van ligadas.

En la siguiente tabla sintetizamos lo expuesto hasta ahora, y en la última fila recomendamos una serie de afirmaciones del principio del libro de ejercicios de «Un Curso de Milagros para Vivir desde el Ser» en cada situación:

superar la ansiedad y la depresión tabla informativa sanando al ser retiros espirituales en madrid

superar la ansiedad y la depresión tabla informativa sanando al ser retiros espirituales en madrid

Cuando partimos desde la depresión por ejemplo, debemos pasar por otros estados intermedios que en ocasiones incomodan a los demás, como por ejemplo la ira. La manifestación de la ira por parte de una persona sumida en depresión, supone una mejora en el estado vibratorio de la persona, y conviene que el círculo cercano a la persona la apoye para que no vuelva a su estado anterior.

El entendimiento de estas patologías es fundamental, tanto para la persona que la padece como para el círculo cercano. De la misma manera que cuando alguien se cae de un árbol, reconocemos su daño y no dudamos en socorrerle, si tuviéramos más conocimiento sobre otras patologías de tipo psicológico, también actuaríamos de la misma, sin tomarnos como algo personal lo que el otro nos está mostrando como por ejemplo la ira, valga la redundancia, los celos, la rabia, la decepción etc…

Por ejemplo, la ira o la agresividad que vemos en una persona es una llamada de socorro en realidad. No está indicando algo así como: «no siento mi Ser, me siento desconectado, no siento amor». En realidad su ataque es un ataque a sí mismo, y bastante tiene…

«Si todos pudiéramos mirar más allá del dolor ajeno, por medio de un mayor conocimiento de nuestra verdadera naturaleza, ese día habremos dado un gran paso hacia solidaridad y la Paz mundial, haciendo de este un mundo mejor. Todo comienza con uno mismo. A ello nos consagramos»

buho suscripcion retiros espirituales sanando al ser

Suscríbete a nuestro newsletter y serás el primero en conocer toda nuestra actividad. Podrás conseguir descuentos de hasta el 15% en Retiros espirituales en Madrid y Levante.

Consentimiento (Requerido) Acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

buho suscripcion retiros espirituales sanando al ser

Consigue gratis mi ebook “Busca donde se encuentra”, y encuentra las claves para desarrollar tu sabiduría interior para comenzar a andar con paso firme en tu desarrollo espiritual.

Consentimiento (Requerido) Acepto la política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!

WhatsApp chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar